“Un mundo diferente, donde a los chicos se les enseña a aprender”

2017/12/10

En marzo de este año Margarita Massó asumió el desafío de transformarse en directora del liceo La Chimba de Antofagasta. “Ha sido gratificante trabajar con este equipo de profesionales” declara esta Profesora General Básica, que también es Ingeniero en Gestión Pública, y que en este nuevo desafío profesional se hizo cargo de liderar un liceo en proceso de implementación del Sistema Educacional Relacional Fontán, Serf.

¿Cómo fue su llegada a este cargo y qué impresiones le dejó?
Los equipos siempre son difíciles de manejar, pero aquí no se trata de manejar, sino que liderar. Ese proceso es al que me estoy acostumbrando, también los profesionales que trabajan acá y los estudiantes. He tenido un liderazgo colaborativo, ninguna decisión la tomo sola, salvo alguna que sea muy especial. Formamos un equipo de doce personas, bastante diverso, pero eso hace que la cantidad de experiencias que sumamos sea más enriquecedora para nuestro trabajo.

Cuando llegué ratifiqué a las personas que ya estaban. Llegué sola a trabajar con lo que ya estaba establecido. Tomé esa decisión porque este liceo tiene un sistema educacional, Serf, que es una metodología diferente y creí pertinente no traer a otras personas que no iban a saber del tema y que podrían causar un retroceso en los avances.

En este tiempo en su cargo. ¿Qué le ha parecido el proceso de implementación de Serf y qué ha implicado para usted?
Serf nació hace casi 60 años, el mismo año que yo, 1957. Voy a cumplir 60 y Serf también. Es una metodología, que aunque es antigua en otras partes, acá no. La estudié cuando estaba haciendo mis postulaciones para ser la directora de La Chimba.

Primero lo decreté y después me puse a estudiar. Un día pasé y en la esquina me detuve y dije: “Voy a ser la directora de ese liceo» y me puse a estudiar, porque sabía que estaban implementando una metodología diferente y que en las entrevistas de las comisiones me iban a preguntar sobre Serf.

Pasé todas las etapas de postulación porque primero me informé. Sabía a lo que venía, sabía que venía a un mundo diferente, donde a los chicos se les enseña a aprender, donde tienen que generar autodisciplina, autodominio hasta llegar a la autonomía que es lo máximo, pero cuesta. No es fácil como lo puso un escritor por ahí, pero las cosas que a nosotros nos plantean desafíos son las que verdaderamente hacen que uno como persona progrese y también hace que los estudiantes progresen.

Llegué aquí y empecé a empaparme aún más con las asesorías de Grupo Educativo. Nos están acompañando cada 15 días y ha sido bastante positivo, una ayuda enorme para mi liderazgo y también para el desarrollo de los profesores, tanto los antiguos como los nuevos. Debo destacar a los consultores que tenemos, porque están atentos a cada una de las falencias que tenemos y cómo las podemos superar.

En relación a su experiencia en otros colegios y lo que ha visto en La Chimba. ¿Cuáles son las diferencias que observa en términos de funcionamiento? ¿Cómo funciona distinto el profesor? ¿Qué efectos distintos ve en los estudiantes?
He sido una persona muy beneficiada con esto de las innovaciones. En el año 93′ o 94′ ya estaba trabajando innovación educativa con Gabriel Castillo, por lo que para mí esto no es tan nuevo. Eso fue algo que señalé a la comisión calificadora y expliqué que desde esa época trabajábamos aprendizajes significativos con los estudiantes. También es lo que se hace en Serf. Hay mucha similitud. Desde ese tiempo estoy trabajando con los alumnos en el aprender haciendo, que es una de las frases de Castillo.

Quise llevar lo aprendido al término de mi carrera postulando a algún puesto directivo o a dirigir algún plantel, por eso estudié Ingeniería en Gestión Pública. Un 8 de marzo, el día de la mujer, recibí mi segundo título y fui llamada a un cargo. Asumí como inspectora general y me nombraron directora subrogante del colegio Padre Cariola. Ahí se trabaja bastante con innovación. Muchos profesores incorporaban en su labor la innovación en educación, por ejemplo en la distribución de los niños dentro de la sala, en hacerlos trabajar en grupo, en que un estudiante aventajado fuese monitor, para que trabajaran con sus compañeros y que fueran adquiriendo un poquito de autonomía por grupos.

Si esto lo llevamos al modelo tradicional, como por ejemplo, cuando nosotros estudiamos y nos hacían repetir cosas y memorizar todo, pero no entendíamos nada, solamente éramos memoriones, unas máquinas, meter cosas, un cúmulo de conocimientos que ni siquiera sabíamos para qué nos iban a servir en la vida. En cambio, ahora nosotros enseñamos que estos conocimientos sí van a servir. Es gratificante trabajar con otra metodología, ya sea con la innovación educativa que planteó Gabriel Castillo o con Serf.

Además Serf me está acompañando en los últimos años de mi carrera. Estos últimos cinco años yo voy a trabajar esta metodología, espero perfeccionarme bastante más y poder ayudar a mis colegas y a mis estudiantes, porque la idea es aprender junto con ellos.

¿Desde lo profesional y desde lo personal qué ha significado Serf?
Respecto a lo profesional para mí ha sido como un salto a un escalón más arriba, porque estamos por sobre muchos otros colegios que se quedaron en el pasado con un profesor protagonista de los saberes, que está ahí entregando lo que él aprendió, pero no está haciendo aflorar en los alumnos su conocimiento.

Ha significado una ganancia infinita porque podemos ir empapando a cada profesor que viene llegando de lo que nosotros tenemos para que pueda partir de ahí con una inducción y después soltarlo como a los pajaritos para que siga empapándose de Serf. Así lo hemos hecho nosotros y ha sido bueno, satisfactorio y más que satisfactorio, un gran desafío.

Hay algunas innovaciones que he propuesto en la implementación del sistema, como aplicar una encuesta de satisfacción a los profesores y a los apoderados, lo que tuvo buena acogida por Grupo Educativo. Así podremos cruzar la información, saber qué opina cada integrante del triángulo educacional (profesores, estudiantes y apoderados) porque no podemos saber qué creen y piensan de Serf solamente con entrevistar a los estudiantes.
Es bueno tener la opinión de la mamá sobre esta metodología que cuenta con tutorías, sobre este sistema que hace que los estudiantes tengan que investigar y desarrollar temas.

Vamos a estimular mayoritariamente habilidades superiores y eso nos hace marcar diferencias con otros colegios. Los que ganan con esto son los estudiantes, pero no solo ellos sino que todos los que formamos esta sociedad porque nuestros estudiantes van a ser el mejor aporte.