Ya no son estudiantes pasivos sino que se les exige que sean los protagonistas

2018/08/6

Jorge Barrera, Padre Director de la Escuela Agrícola Salesiana de Catemu, lleva más de 20 años dedicado a la educación. Desde el año 2012 dirige este plantel educacional, previo a esto se desempeñó en el mismo cargo en el Colegio Santo Domingo Savio de la comuna de San Ramón en Santiago y anteriormente fue subdirector del Instituto Salesiano de Valdivia.

Al ser consultado por la razón por la cual se interesaron por Serf, el sacerdote es claro en señalar que la preocupación constante por conseguir aprendizajes significativos y velar por una educación de calidad, fueron las principales razones que llevaron al equipo directivo a considerar este sistema como una real alternativa para su comunidad educacional. Así, la implementación de Serf comenzó en febrero de 2018, transformado a la Escuela Agrícola Salesiana de Catemu en el sexto colegio que se une a la Red de Liceos Serf en Chile.

¿Qué los motivó a incorporar este sistema en su comunidad escolar?
Como equipo de gestión siempre estamos pensando en lo que es mejor para nuestros estudiantes. Por lo tanto, tenemos que buscar la manera de educar a los jóvenes de hoy. Creo que eso es una premisa que no debemos olvidar nunca. Estamos formando en un contexto diferente. Hablamos de que los jóvenes de hoy son diferentes y por eso queremos responder a sus inquietudes. Para nosotros, los educadores, es de suma importancia hacer el ejercicio que nos permita tener una educación para los tiempos hoy.

El problema es cómo podemos salir en el día de hoy de la educación tradicional y ofrecer a los jóvenes una educación que se ajuste más a los tiempos y que ellos requieren. Todo pensando en que estamos preparando jóvenes para el futuro.

En esta búsqueda encontramos diferentes modelos y, después de hacer nuestras propias averiguaciones, apostamos por el sistema Serf. Estuvimos en contacto con otros colegios, preguntamos y vimos. En la región de Valparaíso hay otra escuela agrícola, el Instituto Agrícola Pascual Baburizza que ya es parte de Serf. También hicimos consultas al Liceo Diego Portales de Linares, que también tiene especialidad agrícola, su director, Patricio Araya, nos fue mostrando en qué consistía el sistema Serf.

¿Qué les llamó más la atención del Sistema?
Hicimos la apuesta pensando en dos cosas. Primero nos llamó mucho la atención la figura del Tutor en todo el proceso educativo. Esto porque creemos que lo que necesitan los jóvenes es el acompañamiento más humanizador, directo, que es el diálogo, la conversación, dar el tiempo para conversar con el estudiante. En la educación tradicional cuesta mucho buscar los espacios y brindarles el tiempo necesario.
Lo otro que nos llamó la atención eran los Especialistas, ya no es el profesor formal sino que era un facilitador, un acompañante en esta construcción del conocimiento. Nos resultó muy interesante lo que pasa en el aula, cómo se produce el aprendizaje. También fue un reto y nos hicimos la pregunta: ¿Por qué no instalar este sistema con nuestros jóvenes y formarlos de una mejor manera para que obtengan estos aprendizajes deseados?

¿Cómo fue el comienzo?
Cuando el consejo de coordinación y de gestión del colegio decide apostar por Serf, sabíamos muy bien qué significaba. Teníamos claro que todos los cambios en instituciones y en educación son lentos. Por lo tanto, cambiaba el vocabulario, la manera de hacer las cosas, la manera de ver el aprendizaje y poco a poco hemos ido comunicando tanto a los profesores como a los apoderados. La socialización me parece que ha sido fundamental.

Después de tomar la decisión fue cómo se lo presentamos a los profesores. Cuando lo hicimos, en diciembre de 2017, les dijimos que iban a comenzar antes el año 2018, en febrero. Tuvimos la colaboración y el compromiso ellos, gracias a eso pudimos comenzar la inducción el 20 de febrero.

¿Y el proceso de instalación cómo ha sido?
Como director creo que ha sido una instalación más bien tranquila. No he encontrado en los profesores resistencia, eso lo quiero destacar y lo he destacado siempre. Creo que es muy importante indicar que los profesores están tan llanos, están convencidos de que algo hay que cambiar para que la educación sea una herramienta que les entregamos a los jóvenes. Para mí ha sido sorprendente, y lo digo con mucha honestidad, cómo los profesores se han comprometido con Serf. Llevamos tan poco tiempo, pero veo profesores entusiastas. Eso es cambiar la cultura de un colegio. Creo que uno de los protagonistas es el estudiante que está en el centro, pero el rol del profesor, del especialista, es fundamental. Sin ellos no podemos hacer el cambio en el aula.
Hay profesores entusiasmados con el Sistema. Creo que es un método válido para la educación de hoy.

¿Cómo están los estudiantes en esta dinámica?
Por eso nombré primero al profesor en el aula, porque es muy importante que los docentes estén estimulados y transmitan lo mismo a los estudiantes. En relación a los estudiantes, tenemos dos realidades, una es que los estudiantes se acercan para señalar que les gustaba el otro método, que les gustaba como se enseñaba antes. Pero esos son los menos. Esto porque para los estudiantes ha sido un cambio radical en los conocimientos. Ellos salieron de la clase tradicional a otra completamente diferente, ahora son ellos los protagonistas.

La novedad a todos nos produce cierto temor y yo creo que muchos jóvenes han sentido eso. No saber cómo es. Pero estamos en la fase de acomodarnos y conocer. Hay estudiantes que han sentido mucho el impacto de lo que era y de lo que es ahora una clase. Ya no son estudiantes pasivos sino que se les exige que sean los protagonistas.
Creo que va por ahí la importancia de Serf. ¿Por qué es tan importante Serf? Porque cambia la mentalidad, ahora es el estudiante el protagonista que va construyendo. El especialista es el que va facilitando la ruta del aprendizaje.

¿Y los estudiantes?
Mayoritariamente ellos han visto una posibilidad de clases distintas. Tenemos estudiantes que con este nuevo método han mostrado una nueva disposición al estudio. Han demostrado que ellos pueden construir individualmente o colectivamente. Me ha llamado la atención que los estudiantes que eran buenos con el método tradicional, ahora les va mucho mejor porque van avanzando. A los estudiantes avanzados, con Serf como que uno les da las alas para que puedan ir avanzando con un ritmo que ellos mismos se van imponiendo. Tenemos esas dos realidades, el estudiante que le ha costado, como también el aventajado que le ha acomodado y que ha tenido una mejoría y que se nota en la sustentación.

Una de mis aprensiones era cómo lo estamos haciendo. Cómo vamos en este tiempo de implementación y hemos tenido el acompañamiento del equipo de Grupo Educativo que nos dicen que vamos bien. Ahí tengo un poco de susto. Pero al hablar con ellos, nos señalan que hay clases que van muy bien, nos felicitan por los especialistas, nos indican que hay buenos tutores. Uno dice: “Comenzamos la implementación en marzo…”. Pero estamos viendo ya en el corto plazo que vamos dando pasos firmes y eso da tranquilidad.

Como responsable de la dirección del colegio, cuando uno apuesta a algo nuevo lo hace con cierto temor. Ahora, como se va desarrollando Serf en este tiempo y con el acompañamiento del equipo de Grupo Educativo, creo que vamos avanzando bien, por buen camino.

¿Cuáles son las expectativas?
Son que nuestros estudiantes sean los gestores de su aprendizaje. Aprendiendo de esta manera incorporarán nuevas herramientas que les servirán para la vida. En agricultura se habla mucho de innovación, si a estos jóvenes les mostramos una ruta que ellos puedan ir aprendiendo, en el futuro podrán desempeñarse en el área que ellos quieran porque no van a tener que esperar que alguien más los instruya.
Se habla mucho en Serf de la autonomía. Creo que va por ahí. Cuando uno ve una clase Serf apunta como los estudiantes comienzan la fase de investigación, que es una parte bien prolongada de este modelo. Cómo en el proceso de investigación el estudiante comienza a descubrir cosas. Creo que esas son las expectativas, preparar a los jóvenes no solamente en la enseñanza media sino para que incorporen herramientas que le permitan después en la vida seguir aprendiendo. Uno de por vida va a seguir aprendiendo cosas nuevas.

¿Qué cambios se pretenden provocar en la comunidad, pensando en el conjunto y especialmente en las familias?
Hemos tenido la oportunidad de presentar lo que es Serf a los apoderados. Para ellos también ha sido algo nuevo.

Algo que me llamó la atención es que a fines de marzo, cuando tuvimos la primera reunión, muchos apoderados llegaron hablando de Serf. Eso quiere decir que los estudiantes en sus casas hablaron antes que nosotros.

Algunos apoderados se acercaban y nos decían que querían ir a la primera reunión para que les explicáramos qué es Serf. El sistema estaba de alguna manera también instalándose en las familias. Ahora los apoderados nos comentan que cuando sus hijos vuelven, en la hora que tienen para estudiar, lo hacen de manera distinta. Ya no lo hacen solo para la prueba sino que están preparándose para ver cómo le entregarán al profesor el resultado de su aprendizaje.

En el colegio tenemos horas de estudio, porque hay estudiantes que están internos, los profesionales que los acompañan en la hora de estudio en las tardes también se han dado cuenta de este cambio. Nos indicaban que antes había jóvenes que decían que no tenían nada que estudiar porque no tenían prueba. En cambio, con esta nueva dinámica los encargados del internado nos indican que ahora siempre hay jóvenes estudiando, ya no lo hacen solo para la prueba sino que se ve preocupación y que los estudiantes le dedican más tiempo a consultar, a investigar y para eso hacen uso de la sala de computación y de la biblioteca.

Para el ambiente de internado también ha sido más armónico ya que los jóvenes están siempre ocupados y buscando su manera de aprender. Serf es una metodología que influye mucho en la convivencia. Lo que está pasando en la sala, cómo se construyen los aprendizajes, viene a fortalecer la convivencia escolar. Hay una dinámica nueva entre los estudiantes y los docentes, entonces la comunidad educativa vive una transformación que sí ayuda a la convivencia.